Friday, December 31, 2004

20. 31 de diciembre de 2004

PITTY

Por: Alfredo Mora Manzano, Quito-Ecuador

“On the plus side, death is one of the few things that can be done just as easily lying down.”

“En el lado positivo, la muerte es una de las pocas cosas que se pueden hacer igual de fácil acostado.”

Woody Allen

“ Life is pleasant. Death is peaceful. It’s the transition that’s troublesome.”

“La vida es placentera. La muerte es pacífica. La transición es lo problemático.”

Isaac Asimov

A veces la muerte llega muy avisada. Alguien se enferma, toda su familia lo acompaña, esperando en el cuarto de junto. Al que esta por irse se le da la mano, se le abraza fuerte y esa persona simplemente se queda dormida, entre quienes lo quieren. A veces llega de improviso en momentos en que se debería estar celebrando.

Mi amigo David “Pitty” Núñez del Arco Palacio falleció una mañana de navidad hace algunos años. Músico de cualidades notables siempre se caracterizó por un sentido del humor fantástico a pesar de contar chistes de los que no se reía nadie. David fue la persona que me dio una de las lecciones claves en la vida de todo guitarrista, enseñándome el inicio de “Stairway to heaven”. Esa canción es la que toda persona que se precie de tocar la guitarra debe saber a pesar de que está absolutamente prohibido tocarla en público ya que hasta las mejores canciones corren el riesgo de caer en el cansancio de la sobre repetición.

El dicho popular es que cuando uno es joven tiende a pensar que vivirá para siempre, gracias a mi abuela ese nunca ha sido mi caso. En una tendencia hacia el fatalismo que solo podría compararse a la de ciertos oráculos en tragedias griegas yo de niño nunca me atreví a cruzar la calle. Cada vez que me disponía a hacerlo mi abuela veía que venía un taxi y me decía “Ahí viene la muerte amarilla”, o roja, o azul dependiendo del color del auto. Así que debo agradecerle de manera infinita el personalmente no tenerle miedo a la muerte (pero extrañamente sí mucho miedo a los autos). En México donde viví gran parte de este año se les enseña a los niños una idea mucho mas amigable de la muerte, por supuesto el que se les pasen calaveras de caramelo durante el aprendizaje también ayuda mucho.

La muerte es un concepto que no puedo llegar a apreciar ni como terrible ni como aterrador. Para los enfermos es a veces una bendición, para los muy viejos una recompensa. Pero cuando la muerte le llega a los jóvenes es simplemente ilógica. Pitty siempre se esforzó por hacer que todos se sintieran bien, por ayudar a su familia, por tratar (sin mucho éxito) de ser buen estudiante y por darnos a nosotros, los músicos novatos, una oportunidad de lucirnos. Ahora quedan lejanas las horas que pasamos practicando su banda y la mía en la concha acústica de Lago de Capeira, y los viajes de regreso en balde de camioneta hasta Guayaquil que resultaban tanto o mas divertidos que los ensayos. Como siempre cuando ya nos dejaban comentábamos con mi grupo lo bien que tocaba Pitty y como se notaba que lo hacía sin ningún esfuerzo, creo que nunca toco delante de nosotros al cien por ciento de su capacidad ya que no tenía ninguna necesidad de hacernos quedar mal, y lo sabía.

Cuando llega el final de cada año siempre recordamos a los que se fueron, los que ya no están para compartir las festividades. Cada navidad le reservo a Pitty unos minutos, para que sepa que los que nos quedamos y lo conocimos le decimos muchas gracias.


POST DATA 1: Algunas cosas que a todo el mundo parecen gustarle y que a mí me parecen muy sobre valoradas y hasta turras:

El Jazz
The Strokes
Gaudí
El Ballet
Zinedine Zidane
Dakota Fanning
Norah Jones
El Paciente inglés
Gotan Project
La versión en Reggae de “Dark side of the moon”
Y los que bien podrían ser las dos personas mas sobre valoradas del planeta: David Byrne y Manu Chao

POST DATA 2:

A todos ustedes en el 2005 les deseo... mucha ternura.

HASTA LA PRÓXIMA, Alfredo Mora Manzano a.k.a. “el otro yo…”